Publicidad

Dorado para despedir el año

La Nochevieja es otra de las grandes celebraciones de la Navidad en la que la decoración de la mesa cobra una importancia  y unos rasgos diferenciadores. Pero no se trata de tirar la casa por la ventana, se puede conseguir una velada muy especial para la última noche del año, con un presupuesto ajustado.

El carácter de la Nochevieja es ante todo festivo, el de dar la bienvenida al nuevo año con la ilusión y la esperanza de que se cumplirán nuestros deseos. De modo que si nos vestimos de gala, y cuidamos el menú, la mesa debe prepararse con esmero para estar a la altura de la celebración.

Para ello el dorado es el rey. El color del sol o el oro simboliza la felicidad, lo bueno y lo valioso, cualidades que no queremos dejar escapar en el año que comienza. Por ello no debemos escatimar en ofrecer un derroche de tonalidades doradas y plateadas en esta fecha, sin caer en lo excesivo. Aunque si hay un día para emplear estas tonalidades más brillantes y arriesgadas, es la Nochevieja.

Si no contamos con un mantelería con estas características, podemos crear un efecto similar con un camino de mesa, bien en tela o papel. Incluso podemos crearlo nosotros mismos comprando un par de rollos de papel en la librería.

El menaje, como lavajilla, bajoplatos, cubertería y cristalería también contribuirán a dar un glamour a este día. Aunque un centro de mesa que acapare todas las miradas es esencial. Las bolas navideñas distribuidas en un jarrón o fuente pueden ser una opción llamativa y muy barata, ya que podemos emplear aquellas que nos hayan sobrado de decorar el árbol.  O también podemos pegarlas para crear un efecto mayor colgadas del techo con cintas.

Detalles y accesorios como candelabros y velas, frutos secos como nueces, hojas de abeto o piñas, pueden complementar la mesa a la perfección, si además les añadimos un toque de pintura dorada a los mismos para aportar elegancia y sofisticación a nuestra combinación.

No podemos olvidar las uvas de la suerte, cuya presentación no se puede dejar de lado, al igual que las servilletas. Por ejemplo, en lugar de colocarlas en una copa, se puede crear un pequeño cucurucho con papel de regalo para crear un envoltorio muy festivo y práctico para los invitados.

Otra de las ideas divertidas para disfrutar con los nuestros muy de tendencia es crear un pequeño photocall. Podemos adornar con una gran cartulina dorada una pared de nuestro salón o comedor para inmortalizar el momento con los nuestro y tener un recuerdo simpático de la noche y desear un ¡feliz año nuevo!.

 

(Fotos vía Pinterest;decoración.facilisimo.com)

 

Descubre más desde Estilo y Decoración

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo