Publicidad

Apuesta por el color en tu sofá

 

Durante los últimos años, se ha ido asentando una tendencia que aún se mira con reticencia por parte de muchas personas: Los sofás de colores.

El problema de esta moda es que no todos somos capaces de imaginarnos nuestro salón iluminado por un punto de color tan importante como puede ser un sofá. Además, se suma el hecho de que cuando decoramos siempre estamos pensando en el futuro; nos asusta apostar por una moda que sea tan pasajera que en unos años nos obligue a cambiarlo todo porque ya ha dejado de gustar a todo el mundo (incluidos nosotros). Por supuesto, las tendencias decorativas cambian con los años; es inevitable, pero no hay que ver los cambios como algo negativo, sino todo lo contrario. Los cambios limpian nuestra mente, reinician nuestras energías. Si hoy apuestas por un sofá de color que llena de vida y alegría toda la casa, nunca te arrepentirás de los recuerdos que dejará en tu hogar. Si llega el momento en el que tienes que cambiarlo, siempre puedes comprar otro sofá o apostar por una funda o un tapizado nuevo. Y es que no cabe duda de que, llevado con elegancia y estilo, el resultado siempre es bueno.

Sin embargo, una vez que decidimos apostar por el color y la energía, nos asalta la segunda duda existencial: ¿Qué color?

Las opciones son tantas como el arcoiris nos permite. Hay sofás de todos los tonos y estilos, no lo dudéis. Si tenéis una idea muy clara, buscadla porque existe. Sin embargo, si tenéis dudas del color que os conviene, será mejor que nos acompañéis por este repaso de opciones:

AZUL, EL COLOR DEL AÑO

El color azul en los sofás está de moda y este año aprieta fuerte en la lista de tendencias. Ya sea con sus tonos oscuros, como el marino, o sus tonos claros, los sofás azules son una de las apuestas preferidas por los estilos modernos o nórdicos. Normalmente combinado con tonos grises, blancos o amarillos, es una opción que transmitirá tranquilidad y comodidad.

AMARILLO, EL MÁS MODERNO

El amarillo siempre ha sido el color más “chillón”, sin embargo, en este caso sirve para decir “Eh, aquí estoy yo, mira qué sofá más bonito soy”. Si quieres que tu salón gire en torno a un sofá y los tonos predilectos de la estancia son blancos o grises, el sofá amarillo es una opción muy acertada que transmitirá modernidad y estilo vital o juvenil.

GRIS, EL MÁS SUTIL

Si no quieres arriesgarte demasiado pero no aguantas los sofás clásicos, optar por un tono gris acompañado de colores en los cojines o alfombras, tampoco es una mala idea. Este color es el predilecto del estilo nórdico, por ejemplo. Pero no olvides que siempre debes compaginarlo con más colores, si no, el aburrimiento llamará pronto a tu puerta.

ROJO, EL MÁS INTENSO

El rojo siempre ha sido un color arriesgado en la decoración, y salvo la alfombra de cine, no es un color que suela verse salvando algunas tendencias pasadas. Sin embargo, esto no significa que no pueda encontrar su lugar en tu salón; sobre todo si compagina bien con los tonos blancos o neutros de la estancia.

ROSA, EL MÁS ARRIESGADO

El rosa es el color más radical: O te encanta, o lo odias. Rara vez hay un punto intermedio y en la decoración se suele usar en elementos más “pasajeros”, como colchas, cojines, cortinas o alfombras. Rara vez se ve un sofá, una cocina o una mesa de este tono. Sin embargo, este problemático color se ha abierto paso poco a poco con sus tonos claros en los sofás más chic. Paredes blancas y mucha luz, son sus compañeros favoritos.

NARANJA, EL MÁS RETRO

Si eres de los que no ve un sofá naranja desde los años 90, bienvenido a la época hipster donde todo lo noventero vuelve a estar de moda. La decoración, como la moda, es cíclica, y el naranja no iba a tardar en volver a hacer su aparición. Si este es tu color, no lo dudes, es el mejor momento para buscar un sofá de estos tonos.

VERDE, EL MÁS POLIFACÉTICO

El verde es, posiblemente, el color que más tonos es capaz de adaptar a la decoración. Pistacho, agua, o el greenery (del que ya habíamos hablado en Estilo y Decoración), son algunos de los tonos en los que podemos encontrar nuestro sofá. Así que, sea cual sea el estilo decorativo de tu hogar, desde neoclásico a posmoderno, puedes encontrar un tono de verde que se adapte a tu salón.

Por supuesto, estos no son los únicos colores. No nos olvidamos de los clásicos blanco y negro, o marrón (sobre todo en cuero), así como tonos que se pueden desprender de los colores básicos, como el morado o el granate. Las opciones aumentan conforme las buscas, así que si estás pensando en apostar por esta tendencia, no te preocupes, encontrarás el sofá perfecto.

 

(Imágenes vía Pinterest)