Publicidad

Decorar la piscina con un cubierta

Cuando acaba la temporada de verano y las temperaturas bajan, parece que perdemos una parte de nuestra vivienda, la piscina. Sin embargo, podemos alargar el periodo de utilización, además de darle un nuevo aire a nuestro jardín gracias a las cubiertas de piscina. En las próximas líneas les vamos a dar ideas para ello. Con estilo y diseño innovador, podemos aprovechar las nuevas tendencias para dar una nueva imagen a nuestro hogar.

Las cubiertas para las piscinas son la mejor manera de lograr esa trasformación y aprovechamiento de la zona de piscina, solárium y jardín. Cerramientos y cubiertas que podemos encontrar de diferentes maneras, para adaptarlas a nuestras propias necesidades.

Este tipo de estructuras aumentan las medidas de seguridad, ya que, tanto en época estival, como durante el resto del año, un correcto y completo cerramiento de las piscinas nos van a evitar el peligro de caídas o despistes, además de mantener la limpieza del agua impidiendo la caída de hojas o insectos.

Sin duda que mantener cerrada nuestra piscina también va a contribuir a que ahorremos en limpieza de la misma y en el mantenimiento del agua, al no tener que utilizar con tanta asiduidad productos de limpieza y desinfectantes. Pero, además, si se trata de una piscina climatizada, este cerramiento de la cuba se hace mucho más necesario, porque va a contribuir a evitar la aparición de moho. A esto debemos añadir que mantenerlas cerradas va a facilitar que la temperatura del agua sea constante, lo que también influirá en el ahorro energético. En las piscinas cubiertas, además, hay que reducir el tiempo y nivel de cloración, ya que la entrada de suciedad y elementos extraños es sensiblemente menor. Una vez instalada la cubierta habrá que ir nivelando el cloro hasta alcanzar el adecuado. Eso sí, es aconsejable ventilar nuestra piscina cubierta periódicamente, para que el nivel de cloración en su interior se mantenga siempre óptimo.

Antes de proceder al cerramiento hay que realizar una limpieza del agua y de la piscina, porque, si especialmente es época de invierno en la que la piscina se va a utilizar menos, guardaríamos la suciedad.

Una vez que tenemos claro que el cerramiento de nuestra piscina tiene una lista de ventajas que supera a los posibles inconvenientes, pasemos a decidir qué tipo de cerramiento nos conviene más.

Las cubiertas altas nos hacen alargar los días de uso de la piscina, ya que podemos seguir tomando baños tanto en otoño como en primavera. Este tipo de cubiertas telescópicas, pueden ser móviles o fijas. La apariencia que tendrá nuestro jardín será el de un espacio diáfano, al tener las paredes trasparentes, por lo que mantenemos la visibilidad del jardín y apostamos por una imagen más moderna de nuestro espacio. Los diseños de este tipo de cubiertas que podemos encontrar en el mercado son múltiples, y se pueden personalizar con puertas correderas laterales, apertura de techo… http://www.cupoola.com es una empresa especializada en estas estructuras. A ella podemos acudir si estamos interesados en cubrir nuestra piscina. Ellos nos asesorarán si nos conviene más una cubierta alta o cualquiera de las otras modalidades. Por ejemplo, las cubiertas bajas, especialmente adecuadas para espacios más pequeños, ya que su impacto visual es mínimo. Las hay con diseños más clásicos y otras más vanguardistas, combinando lo mejor de las cubiertas altas y bajas, aportando a nuestro jardín un aspecto totalmente moderno e innovador.

Las cubiertas planas amplían las dimensiones del espacio de terraza de nuestro jardín, ya que su total estabilidad, seguridad y firmeza, hacen que sobre ellas se puedan instalar tumbonas, mesas, sillas…de manera que podamos utilizar ese espacio en días soleados en los que las temperaturas nos den una tregua aun estando en invierno. Su cierre es completamente seguro, ya sea telescópico o automático, de manera que la probabilidad de apertura accidental es mínima, evitando caídas especialmente de niños y mascotas.

Por último, también podemos aprovechar las mismas características del espacio en el que está instalada la piscina para colocar un techo telescópico. Este es una estructura de aluminio cerrada con policarbonato, que aprovecha un muro o un pilar ya existente. Su apertura y cierre se realiza mediante un mando a distancia y no solo cierran la piscina, sino que también la preservan de viento, polvo, lluvia y nieve.

Pero ¿y si no es una vivienda particular lo que tenemos, sino un centro deportivo, una urbanización o un establecimiento hotelero? Pues en ese caso, también encontraremos soluciones de cerramiento para nuestra piscina, sea cual sea el tamaño y dimensiones de la misma.

Eso sí, no hay que perder de vista el mantenimiento constante de la piscina (funcionamiento de la depuradora, uso de productos adecuados…) aunque la tengamos cerrada.

En cualquier caso, siempre que optemos por cerrar nuestra piscina, debemos confiar el trabajo en experimentados profesionales, como Cupoola, empresa pionera en la fabricación de cubiertas para piscinas.

Descubre más desde Estilo y Decoración

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo