Publicidad

Suelos laminados: cómo estar al día con una de las tendencias de decoración

Los suelos laminados se han convertido en un must para cualquier hogar. Se ha conseguido hacer un hueco entre el parqué, suelos porcelánicos, continuos y el suelo vinílico. Actualmente los podemos encontrar como una de las piezas clave de muchos proyectos de decoración de interiores.

Pero… ¿Qué es exactamente un suelo laminado y qué lo diferencia de otras opciones? Los suelos laminados están compuestos de 4 capas: base de HDF, contraplaca (se emplea para asegurarse de que no se deformará el núcleo, capa decorativa (es una impresión de una imagen de alta resolución) y un revestimiento como capa final (protege el suelo, es resistente a la abrasión y facilita la limpieza).

¿Por qué te interesa integrar los suelos laminados en tu hogar?

1.    Se adaptan a lugares húmedos en tu hogar

Sí, estamos hablando tanto de la cocina, como del cuarto de baño.

Lo cierto es que los suelos laminados clásicos no estaban recomendados para lugares en los que la humedad fuese elevada debido a que soportaban muy mal el agua. Ahora la cosa ha cambiado y se diseñan con tratamientos especiales que nos garantizan ser buenos aliados contra la humedad.

Uno de los grandes dolores de cabeza que teníamos antes en el hogar es la falta de continuidad. Podíamos tener un bonito suelo, pero la cosa cambiaba cuando llegábamos a la cocina o al baño, ya que ahí solo nos podíamos decidir por las opciones de siempre.

Gracias a estos tratamientos, podemos tener una uniformidad total de estilo en todo el hogar.

2.    Son sencillos de colocar

Otra de las razones para integrarlos en tu hogar es la facilidad con la que se colocan. Tienen un sistema de click, por lo que se puede instalar en un tiempo récord. Te ahorras tener el suelo de la casa levantado con obras durante algunos días.

Algunas marcas tienen sistemas especiales que nos aseguran que los tablones estarán siempre en su sitio, evitando esos antiestéticos desplazamientos que podrían cambiar por completo el estilo del hogar.

Siempre y cuando tengamos algo de destreza, y las herramientas adecuadas, podemos encargarnos de la colocación del suelo por nuestra cuenta. De no ser así, es mejor contratar a una empresa profesional para que se encargue de todo.

3.    Son muy fáciles de limpiar

Precisamente debido a la última capa que hemos descrito al principio del artículo, los suelos laminados son muy fáciles de limpiar. Para mantenerlos tan solo hará falta aspirarlos o fregarlos, dependiendo del nivel de suciedad de ese momento.

Otra de las ventajas de la superficie antiestática que le confiere la última capa es que evita que el polvo se acumule, facilitando así su limpieza. Además, el sistema de clic ha sido diseñado para evitar que queden fisuras entre las diferentes piezas y así no pueda penetrar el polvo.

Gracias a estas características del suelo laminado podemos crear un ambiente mucho más higiénico y saludable. Al no acumular el polvo, aquellas personas que tengan alergia podrán tener una mejor calidad de vida.

4.    Se adaptarán al estilo de tu hogar

Sabemos que es complicado elegir un tipo de suelo que se adapte al hogar. Lo recomendable es decantarse por un tipo que ofrezca mucha variedad; así, tan solo tendremos que analizar las opciones disponibles hasta elegir la que mejor quede.

Los suelos laminados han sido diseñados para integrarse en cualquier estilo, como puede ser a un interior clásico o moderno, rústico, nórdico, etc.

Admite un alto grado de personalización: no solo podrías elegir el aspecto que va a tener el pavimento, sino también el tamaño de la lama. Esto permite que podamos elegir que sea más larga, ancha, más clara o más oscura, entre otros atributos.

Otro elemento que también se puede elegir es la textura. Dependiendo de la textura que se elija, el acabado se adaptará mejor al efecto que quieras conseguir.

5.    Una buena opción para casas con niños y mascotas

Este tipo de suelo no es solo vistoso y elegante, sino también muy resistente. Está preparado para aguantar los arañazos, el trote intenso que puede recibir el día a día, los golpes de juguetes pesados, incluso hasta el impacto de los patinetes por el pasillo (hasta cierto punto).

Además, es un suelo bastante cómodo al ser mullido, por lo que podría ser una buena opción para que se sienten en un momento dado.

6.    Muy estéticos

Los suelos laminados pueden imitar la textura y características de la madera. Por ello, también nos puede transmitir las mismas sensaciones.

Algunos modelos se diseñan con técnicas de relieve especiales que contribuyen a resaltar la belleza natural de cada grano de madera.

Apuesta por los suelos laminados y verás cómo te pones al día con una de las tendencias de decoración más interesantes del momento.

Descubre más desde Estilo y Decoración

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo