Publicidad

Cocina cerrada: ventajas e inconvenientes

En los últimos años se han puesto de moda las cocinas abiertas al salón o al comedor a través de una península, isla o barra. Aunque en un principio el objetivo de estos espacios abiertos era dar sensación de amplitud y aprovechar más el espacio en pequeños pisos, actualmente son tendencia también en grandes casas. Sin duda las cocinas abiertas tienen muchas ventajas pero también algunos inconvenientes como el ruido o la expansión de los olores.

A la hora de seleccionar el diseño de la cocina hay que pensar en las necesidades familiares y en el uso que se le vaya a dar, no únicamente en la estética. Por ello en ocasiones puede ser conveniente apostar por la tradicional cocina cerrada e independiente del resto de la casa. Al igual que la abierta, la cocina cerrada tiene sus ventajas y desventajas.

Ventajas de las cocinas cerradas

Las cocinas cerradas tienen las siguientes ventajas:

  • Evitan la expansión de los olores por toda la casa: oler la comida que se está cocinando mientras descansas en el salón puede ser algo desagradable. Si la cocina está completamente cerrada esto no ocurrirá.
  • Aislan del ruido: igual que ocurre con los olores, los ruidos pueden ser molestos. Con una cocina abierta, el ruido de los electrodomésticos impedirá escuchar la televisión o mantener una conversación en tono normal con los invitados.
  • Más privacidad: en el caso de que la cocina esté desordenada o el fregadero lleno de platos, no se estará viendo desde el salón. Si hay invitados sólo hay que cerrar la puerta para que no vean el desorden.
  • Independencia decorativa: al estar separada completamente del resto de la casa no tiene que adaptar su estilo ni decoración al de otras estancias de la casa.
  • Tranquilidad para cocinar: encerrarse en la cocina puede ser necesario para concentrarse y evitar distracciones a la hora de cocinar.

Inconvenientes de las cocinas cerradas

Los inconvenientes de las cocinas cerradas son:

  • Dificultan el servicio de mesa: las cocinas cerradas exigen dar un rodeo para poner la mesa o acceder a la cocina en el caso de que haya que coger algo durante la comida.
  • Restan sensación de amplitud: las paredes y tabiques hacen que las casas parezcan más pequeñas. Por eso se suele optar por cocinas abiertas en lugar de cerradas en casas de reducido tamaño.
  • Oscuridad: algunas cocinas cerradas tienen el problema de que son muy oscuras porque su ventana es pequeña o ni siquiera cuentan con una. En cocinas abiertas esto no pasa porque se benefician de la luz que entra por el salón.
  • Aislamiento: en el caso de recibir invitados el cocinero no podrá dialogar con ellos mientras está cocinando o limpiando.

Soluciones a los inconvenientes de las cocinas cerradas

En caso de que se prefiera la cocina cerrada para evitar ruidos y olores pero se quieran resolver algunos de sus inconvenientes, se puede:

  • Abrir un pasaplatos al comedor: en caso de que la cocina y el comedor compartan pared (algo que suele ser habitual) se puede abrir un pasaplatos para facilitar la preparación de la mesa y el traslado de la comida.
  • Instalar una puerta corredera: de esta manera también se conectaría el salón o comedor con la cocina para poner la mesa. Además serviría para que la cocina pareciera más grande y entrase la luz siempre que estuviera abierta. En el momento de cocinar se podría cerrar para que no molestase el ruido y el olor.
  • Separar las estancias con una pared de cristal: de esta manera entrará la luz y se generará la sensación de amplitud, pero sin permitir que entren ruidos u olores en el salón-comedor.

 

Si no tienes claro cómo diseñar la cocina, lo mejor es acudir a una tienda en la que te puedan ayudar a darle forma. En Muebles Santos, especialistas en cocinas, analizan las necesidades de cada cliente y aportan soluciones y propuestas para dar con el diseño más adecuado. En sus establecimientos distribuidos por diferentes ciudades de España, podrán recomendarte la mejor manera de aprovechar el espacio de tu cocina.